Entradas

Mitos y leyendas sobre el vino

El vino es un producto muy apreciado, sin embargo, no consigue escapar de los falsos mitos y leyendas típicos  y que acaban imponiéndose como auténticas certezas, siendo la mayoría de ellos falsos. ¿Has escuchado hablar de ellos? Gourmedia, tu agencia de marketing gastronómico de Sevilla, te trae y desmiente los principales mitos sobre el vino.

1. Los vinos de reserva son los mejores. El término «reserva» se utiliza en el vino para denominar un mayor tiempo de envejecimiento del mismo. Aunque hay vinos de reserva de calidad suprema, existen otros que no gozan de ésta.

2. El vino debe beberse a temperatura ambiente. No tiene por qué. Esta creencia se remonta a tiempo atrás, cuando no existía la calefacción, y beber el vino a temperatura ambiente era una regla general. En la actualidad, puede que la temperatura ambiente sea más alta de lo preciso, perjudicando el sabor de la bebida.

3. El vino debe respirar. Seguro que has escuchado alguna vez que es necesario abrir la botella unas horas antes de servir el vino para que se airee. Esto no es así, pues por la abertura de la botella entra muy poco aire, en primer lugar, y en segundo lugar, sólo un porcentaje del 12 al 15 % de los vinos necesita ser decantado, por lo que podemos arruinar el sabor del resto si lo hacemos. La mejor forma de airear el vino es servirnos 1/4 de la copa y moverla suavemente. Con este gesto, basta.

4. El vino blanco es para pescado y el vino tinto para carnes. ¿Quién lo dice? Este  dicho es falso, pues el objetivo de un buen maridaje es conseguir  complementar un vino y un plato, por lo que ambos deben de potenciar sus sabores mutuamente. Como ejemplo, el vino blanco es ideal para algunas carnes rojas cocinadas al grill o a la plancha, mientras que el vino tinto puede ir genial con algún marisco.

5. Los vinos con tapa de rosca son de baja calidad.  Este mito se debe a la baja presión que ejercía el tapón de rosca hasta hace algunos años; sin embargo en la actualidad, este tapón logra incluso superar en presión al corcho, y unido a que cada vez es más difícil conseguir corchos de calidad, el tapón de rosca puede ser una buena opción.

Una copa de vino tinto equivale a una hora de gimnasio

Es sabido por todos que disfrutar del vino moderadamente es muy beneficioso para nuestra salud en muchos de sus aspectos, pero lo que no sabíamos es el alcance que tienen estas ventajas del zumo de la uva, porque recientemente se ha sabido que ¡el vino equivale al ejercicio físico!

Los amantes del vino tenemos ahora más razones aún para defender la pasión por el vino. Esto se debe a que una investigación llevada a cabo por la Universidad de Alberta, en Canadá, ha determinado que el resveratrol, un compuesto del vino tinto, proporciona beneficios que equivaldrían a una hora de entrenamiento físico. Y es que con sólo una copa de vino tinto, podemos conseguir además de un buen estado del corazón, rendimiento físico y  fuerza muscular. Así, las personas que, por diversos motivos, no pueden realizar ejercicio físico, pueden encontrar en el vino una forma de recibir los beneficios que conseguirían en el gimnasio.

A esto se suma, por si fuera poco, que, según los investigadores, el vino tinto es un gran aliado para combatir el sobrepeso y mejora la circulación de la sangre, actuando como antioxidante y  fortaleciendo los huesos.

Enamorados del vino, ¡estamos de enhorabuena! Ya no tenemos que inventarnos razones para deleitarnos con nuestra bebida favorita. ¡Viva el vino!

107 años bebiendo sólo vino

Todos sabemos que el vino es muy beneficioso para nuestra salud y que cuenta con propiedades únicas que lo avalan como el mejor aliado para prolongar la vida. Tanto, que el entrañable Antonio Docampo llegó a la edad de 107 años bebiendo únicamente vino.

La ciudad de Vigo ha despedido estos días a uno de sus vecinos más longevos, Antonio Docampo, quien tenía una filosofía de vida propia, que se basaba nada más y nada menos, en una alimentación basada en el vino como bebida fundamental, dejando a un lado el agua y otros líquidos.

El vino natural, que él mismo fabricaba en Bodegas Docampo, le hacía gozar de una salud de hierro y una vitalidad impropias de su edad. Disfrutaba tanto del vino que, por regla general, podía beber un litro y medio de vino durante el almuerzo, y otro litro y medio en la cena; una media de 4 botellas al día.

El ejemplo de Antonio Docampo es una prueba más de los beneficios que reporta  el vino, una de nuestras bebidas por excelencia, por lo que no tienes excusa para deleitarte con una copa de vino siempre que te apetezca. Además, en España contamos con las mejores bodegas del mundo y, por tanto, con el mejor vino que existe. ¿Vas a dejar pasar la oportunidad? Desde Gourmedia, tu agencia especializada en el marketing gastronómico, te animamos a disfrutar del vino, una de nuestras bebidas preferidas, ¿a que apetece?